deutsch | english | español | português
martes, 15. diciembre 2009 13:00 Antigüedad: 11 yrs

CUBA

Dios está transformando toda una zona a través de una iglesia bautista: ¡descienden los índices de criminalidad! En el barrio marginal (“solar”) Zaldo, en La Habana, la capital de Cuba, han descendido notablemente los niveles de criminalidad y los homicidios.

Grupo de niños del Solar Zaldo, alcanzados por el trabajo misionero

Franck y Yudith San Juan

Para los aproximadamente 3.000 habitantes existe una nueva esperanza; están experimentando que Dios puede cambiar vidas. Eso lo ha vivido en carne propia Franck, Francisco Felipe Rodríguez San Juan.

 

Franck fue un delincuente, y la gente de su solar le temía. Pasó su infancia en la calle, junto a su madre y sus hermanos. No poseían ni la más precaria choza. Desde temprana edad Franck ejerció su poder e influencia a través de la actividad criminal y se convirtió en drogadicto; pero no estaba satisfecho con su vida en medio de la pobreza y la adicción. En su angustia se acordó de Dios, conoció el Evangelio y aceptó a Cristo. Su vida cambió radicalmente. Poco después de su conversión sintió el llamado a la obra misionera. Estudió en el Seminario Bautista en La Habana y hoy es pastor y misionero. Actualmente Franck alcanza con el mensaje liberador del Evangelio a quienes viven en situaciones similares a las que él conoció en su pasado.

 

Bajo la coordinación del misionero de MASA Daniel González, Franck inició en el Solar Zaldo una tarea misionera y social, fundando allí una iglesia que hoy pastorea. Su testimonio es creíble; él habla el idioma de la gente, y su corazón está lleno de amor por ellos y por Jesús.

Los problemas en este barrio parecen insuperables, pero por otra parte nunca antes se había experimentado aquí tanta transformación positiva como a través del trabajo suyo y de su iglesia. Esto es impactante, y nos llena de gratitud a Dios.

 

La iglesia del Solar Zaldo, con sus 150 miembros, brinda asistencia a unas 500 personas, también a través de ayuda práctica; ofreciendo bolsones de mercadería y orientación. Todo el ambiente de este solar se ha transformado. Antes tenía muy mala fama por su pobreza y sus niveles de violencia. Según datos oficiales, semanalmente se registraba un homicidio. Ahora es una zona pacífica. En más de 100 familias hay por lo menos un cristiano. La gente se esfuerza por lograr en conjunto una mejor perspectiva de vida. Muchos habitantes superaron su adicción al alcoholismo. Franck extendió su ministerio a otros once solares de la capital.

 

A comienzos del 2009 MASA adoptó como un proyecto suyo este trabajo misionero. Deseamos que en los próximos años surjan más iglesias en barrios similares, para que podamos llegar a muchas más personas necesitadas con el amor de Dios.

 

De manera creativa Franck se involucró también en la construcción de un salón de reuniones. Para su creciente iglesia era escaso el espacio en su lugar habitual de reuniones en el solar, y oficialmente no se permite la construcción de nuevos templos en Cuba. La iglesia encontró una alternativa: sobre seis casas vecinas, habitadas por miembros de la iglesia, se construyó una losa o base de 250 metros cuadrados. Con esto los hermanos obtuvieron un techo firme sobre sus cabezas, y la iglesia lo usa como base para construir su salón de cultos. MASA apoyó financieramente la construcción de esta losa. Para la siguiente fase de construcción necesitamos 7000 Euros.

 

Deseamos que este proyecto tenga un efecto multiplicador en otros lugares en los próximos años. La experiencia del Zaldo es una prueba del poder transformador del Evangelio: ha habido un cambio tan notorio en la vida de muchos de sus moradores, que las consecuencias se sienten en toda su población. ¡Gloria a Dios por ello!

 

Pastor Carlos Waldow


Añadir una entrada al libro de visitas

No hay entradas

No se encontró nada en el libro de visitas.