deutsch | english | español | português
miércoles, 19. mayo 2010 10:49 Antigüedad: 10 yrs

Viaje Misionero a Cuba – 1ª Parte

Culto de Bautismo en la Isla de la Juventud

Mobilidad Misionera

Esta hermana y su familia recibieron un techo para su casa

Otra familia que recibió el techo para su casita

Pastor Carell, su esposa Raquel y los hijos David y Josué

Culto / Celebración en la Isla

El tenia una grande sonrisa, pues el y su familia ahora pueden vivir en una cas donde no llove adentro

Isla de la Juventud

Queridos amigos de MASA:

Así como se había anunciado, quiero, a través de MASA Community, informarles y permitirles ser partícipes de los eventos y encuentros más importantes de nuestro viaje misionero a Cuba, del 19 al 29 de Marzo. Me acompañaron Arturo Köbernick, Representante de MASA para Hispanoamérica, y Elimar Brandt, miembro de la Comisión Ejecutiva y Tesorero de EBM-MASA.

Los vuelos de Berlín a París y desde allí a La Habana transcurrieron sin dificultades. Los trámites aduaneros y de ingreso  fueron algo engorrosos, pero eso es normal aquí. Fue una alegría saludar a Daniel González, misionero de MASA, y a Arturo Köbernick, quien había llegado unas horas antes procedente de Argentina.

Después de una primera e importante charla con Daniel y su esposa, Ana Isabel, viajamos el sábado 20 a la Isla de la Juventud, con una pequeña y antigua avioneta rusa. La misión y la aventura con frecuencia van de la mano…

Allí nos dieron una calurosa bienvenida el pastor Karell Lescaille Matos y algunos colaboradores. Karell es el misionero a cargo de la obra en la Isla, desde que Daniel se mudó a La Habana aceptando nuevos desafíos.

Por la noche nos reunimos con 50 de los 100 colaboradores y responsables de las reuniones caseras. Elimar tuvo un edificante y motivador mensaje basado en Juan 15, 16. Arturo y yo comentamos acerca de los  proyectos de MASA en otros países, mostrando algunas imágenes.

Lo que siempre me conmueve en los encuentros con estos hermanos, es su calidez, su amor a Jesús y su pasión por compartir el Evangelio.

Hace 11 años que MASA comenzó, con Daniel González, el trabajo en la Isla de la Juventud. Fue un trabajo que comenzó de cero, desarrollando un modelo de reuniones en las casas, ya que las grandes concentraciones de personas no eran permitidas por el gobierno, como tampoco la construcción de templos. Hoy hay 85 grupos caseros, 5 iglesias organizadas y alrededor de 450 miembros. Aproximadamente 1.500 personas participan de las reuniones caseras y los cultos. Muchos ya se han decidido por Jesús. Cada tres meses tienen una reunión en conjunto, de la que participan todas las iglesias y misiones, para promover la unidad. En estos cultos siempre se celebran los bautismos, con un promedio de 20 participantes en cada evento.

El domingo 21 pudimos participar de uno de estos cultos. Alrededor de 450 personas se reunieron en Nueva Gerona bajo un sencillo techo de chapa (tejas) de zinc. Reinaba una gran alegría.  Luego de un tiempo de gozosa adoración y canto, 15 personas fueron bautizadas. Elimar predicó, llamando a una relación saludable y de verdadero compromiso con Jesús, con la meta de ser testigos de El en nuestro entorno. Todo este culto fue una fiesta espiritual.

Por la tarde visitamos a familias muy pobres, que luego de los huracanes todavía no habían podido reparar sus techos, y ahora pudieron hacerlo gracias a  las tejas de zonc que recibieron de MASA.  Un grupo de hombres de la iglesia ayuda a reparar las casas, que en la mayoría de los casos son muy precarias. Lo que más me llama la atención en estos encuentros, es que nuestros hermanos transmiten una gran alegría y esperanza, a pesar de vivir en notable pobreza. Algo que nos avergüenza a muchos de nosotros.

El martes 22 visitamos otros puntos misioneros y familias. Luego tomamos, por la tarde, el vuelo de regreso a La Habana.

El domingo anterior, al visitar una de las obras misioneras, percibimos la alegría de un obrero por recibir un nuevo “vehículo misionero”: un carro tirado por un caballo. El está a cargo de varias iglesias en las casas, que anteriormente visitaba a pie, hasta 40 km. de distancia.

En estos dos días en la Isla de la Juventud nos tomamos mucho tiempo también para orar, compartir y alentar a nuestro misionero, Karell, y su principal colaborador, Ivan. Fue muy importante escucharlos, informarnos acerca de sus necesidades y establecer una relación pastoral. Esto es fundamental para el buen funcionamiento del trabajo en conjunto. Nos alegramos por la profundidad de la comunión que Jesús nos permite cultivar con estos obreros.

Aquí algunas impresiones de Arturo y Elimar:

Arturo: Nos asombra ver cómo los obreros desarrollan una y otra vez impulsos nuevos, creativos y los aplican a la evangelización y plantación de iglesias.

Elimar: La necesidad material, que se percibe a cada paso y en cada relación, se supera por la fe, la esperanza y la inamovible fe de los hermanos en Dios y el establecimiento de su Reino, y se convierten en una asombrosa riqueza. En estos días nos hemos encontrado con inequívocas señales del señorío de Jesús y podemos decir con certeza: “El Reino de Dios está en medio de ustedes:”

En nombre de los tres, cariñosos saludos y sigan orando por nuestro viaje.

Unidos en el amor de Jesús,

Carlos Waldow, Arturo Köbernick y Elimar Brandt.


Añadir una entrada al libro de visitas

No hay entradas

No se encontró nada en el libro de visitas.