deutsch | english | español | português
domingo, 04. julio 2010 23:02 Antigüedad: 10 yrs

Viaje Misionero a Cuba – 2ª Parte

Algunos Niños de los Clubes Bíblicos

Encuentro con los Misioneros de MASA en Cuba

Culto en la Iglesia del Solar Zaldo

El Evangelio, poder del amor de Jesús, que hace nuevas todas las cosas.

Queridos amigos de MASA:

Hoy es jueves, 25 de Marzo. Recién regresamos de un viaje que duró todo el día a Zayas, Bahía Honda, Murillo y otros cuatro pueblos en el noroeste de Cuba. Nos acompañaron Juan Sanches y su esposa Iris, misioneros de MASA, que en esta región están a cargo de 8 obras misioneras. Daniel nos llevó hasta allí con su viejo minibus VW, que siempre tiene que ser empujado para que arranque. Viajamos 350 km., pudimos conocer muchos hermanos y percibir cómo Jesús está obrando en medio de sus necesidades. En esta región MASA está ayudando a 10 familias a levantar nuevamente sencillas viviendas. Son familias creyentes, que ponen sus casas a disposición para reuniones caseras. Nos impactó el cariño y la gratitud con que nos recibieron. Cuesta imaginar con cuántas necesidades se enfrentan estos hermanos. Para empezar no disponen de los medios para reedificar sus casas, que en muchos casos fueron destruidas hasta los cimientos por los huracanes, y si los tuvieran, no hay posibilidades de adquirir materiales de construcción. Todo es muy complicado. Pero Jesús tiene sus discípulos con los cuales edifica su iglesia en pueblos y ciudades.

Al regresar el lunes 22 de la Isla de la Juventud, en las últimas horas de la tarde, visitamos 2 Clubes Bíblicos. Nos conmovió ver la alegría y el entusiasmo de los niños. Se trata de un proyecto creado y llevado a cabo por Ana Isabel, la esposa de Daniel González. El objetivo del mismo es ocuparse de niños pobres, que en su mayoría pasan el día solos, y brindarles el amor de Jesús de una manera práctica. Cada Club Bíblico se reúne en un lugar que puede ser una vivienda, un patio o cualquier otro sitio en el que se juntan de 10 a 20 niños. Allí se comparten historias bíblicas, juegos, dibujos, aprendizaje de valores fundamentales y muchas cosas más. Una vez por semana todos reciben una ducha y literalmente también “un lavado de cabeza”, ya que con frecuencia traen piojos y algo más. Al final hay una sabrosa merienda. Así también se alcanza a las familias, que son visitadas por los colaboradores, quienes ven entonces de que manera práctica pueden hacer llegar el amor de Jesús a estas personas. Hace un año que MASA comenzó a apoyar este proyecto; ya hay 7 Clubes Bíblicos funcionando y otros 5 que comenzarán próximamente. Nos alegra mucho ver este desarrollo tan positivo. Me llena de gratitud poder conocer a estos niños y el trabajo que se hace con ellos. Oramos por Ana Isabel y todos los maestros que colaboran con tanto entusiasmo. En 3 de los lugares donde comenzó un Club Bíblico, ya existe hoy una obra misionera, con un matrimonio líder al frente. Lo que con frecuencia comienza con niños, en la calle, termina en el establecimiento de una iglesia. ¿No es motivo de alegría?

El martes 23 participamos de una parte del programa de un congreso para pastores organizado por la Alianza Mundial Bautista, que se lleva a cabo esta semana en La Habana. En las últimas horas de la tarde nos reunimos con los misioneros de los proyectos apoyados y sostenidos por MASA. Fue un fructífero encuentro, con metas específicas. Nuestra intención es promover y fortalecer la identidad del equipo de MASA en Cuba. Es algo que ellos valoran. Para el año que viene estamos proyectando un retiro para los obreros y sus esposas. Hasta el 2008 MASA tuvo como proyecto suyo solamente a la Isla de la Juventud. Desde el 2009 apoyamos cinco nuevos proyectos, sobre los cuales habrá más información próximamente. Así comenzó para MASA una nueva etapa en Cuba. Un año más tarde podemos decir con certeza que fue acertado adoptar y apoyar estos proyectos, y queremos continuar haciéndolo. Dios nos puso frente a estos desafíos y los confirma, y nosotros queremos obedecerle.

Ayer, miércoles 24, tuvimos el privilegio de visitar proyectos de evangelización y establecimiento de iglesias en barrios muy pobres de La Habana. Pasamos muchas horas con Franck San Juan, misionero de MASA, y varios de sus colaboradores.  Estuvimos en varios “Solares” (asentamientos precarios). En Solar Zaldo, donde él comenzó a trabajar hace pocos años, hay ahora una iglesia con 130 miembros. Toda la zona cambió con su influencia. En otros dos Solares ya existen obras misioneras, con obreros enviados por la iglesia de Zaldo. Nos entusiasmó ver con cuánto amor y amabilidad Franck y sus colaboradores saludaban a cada persona, fuera niño o mayor, que encontraban en los estrechos senderos y oscuros rincones del Solar, para hablarles de Jesús. La mayoría en esta área conoce a Franck y su equipo y valora su tarea. En casi todos los casos están impactados por el cambio de vida que experimentaron las personas que aceptaron a Jesús. Uno de ellos es Alain. Él era un nazi radical, practicaba un culto satánico y vivía en terribles condiciones. Después de su conversión vive consecuentemente su fe y habla a todos de su experiencia. Su testimonio es convincente.

Por la noche participamos de un culto. Elimar predicó un poderoso mensaje. Alegres alabanzas cubanas se elevaron al trono de Dios. Asistieron muchas más personas de las que en realidad caben en este lugar, una sencilla losa (placa) sobre la vivienda de una hermana, con un precario techo de zinc encima. Se oró bendiciendo la vida de 4 colaboradores y 6 diáconos designados para la obra misionera. MASA ayuda ahora a techar con una losa de concreto las viviendas de otros 6 hermanos. Así surgirá un lugar de reunión para aproximadamente 200 personas. Nos han agradecido calurosamente por ello.

Me gustaría poder llevarlos a todos para que vivan de primera mano lo que Dios está haciendo en Cuba. No todas, pero la mayoría de las iglesias están experimentando crecimiento. De parte de MASA lo percibimos y queremos continuar apoyando a nuestros hermanos en oración y con ayuda financiera.

Ya es tarde hoy, mañana partimos bien temprano, a las 3.30 de la madrugada hacia Las Tunas, en el este de Cuba. De eso les contaré en el próximo informe. Gracias por sus oraciones.

Unidos en el amor de Cristo,

Carlos Waldow


Añadir una entrada al libro de visitas

No hay entradas

No se encontró nada en el libro de visitas.